APRENDER HACIENDO. LA EXPERIENCIA UN ESTILO DE ENTRENAMIENTO EN BALONMANO

El balonmano es un deporte en constante evolución, donde aspectos como la técnica, la táctica, la preparación física y la mentalidad de los jugadores y entrenadores son factores clave para el éxito en la competición. Entre las distintas metodologías de entrenamiento que se utilizan en la actualidad, el enfoque de “aprender haciendo” o “experiencial” ha ganado popularidad en los últimos años. Este método se basa en la idea de que los jugadores aprenden y mejoran sus habilidades a través de la práctica y la experiencia, en lugar de limitarse a escuchar instrucciones teóricas.

El aprendizaje experiencial en el balonmano consiste en la creación de situaciones de entrenamiento en las que los jugadores puedan enfrentarse a los desafíos y obstáculos similares a los que se encontrarán en las competiciones. Estas situaciones pueden incluir partidos amistosos, ejercicios tácticos y técnicos en grupo, y actividades de entrenamiento individual. La clave es que los jugadores se sientan parte activa del proceso de aprendizaje y que puedan aprender de sus errores y éxitos en condiciones reales de juego.

Uno de los principales beneficios de este enfoque es que permite a los jugadores desarrollar su capacidad para tomar decisiones y resolver problemas bajo presión. En el balonmano, donde el tiempo de reacción y la toma de decisiones rápidas son cruciales para el éxito, la habilidad de los jugadores para adaptarse y responder a diferentes situaciones es un factor diferenciador. La práctica regular de situaciones reales de juego ayudará a los jugadores a mejorar su capacidad para tomar decisiones y adaptarse a los cambios en el juego rápidamente.

Otro beneficio del entrenamiento experiencial es que fomenta la creatividad y la innovación en el juego. Al permitir que los jugadores experimenten y prueben nuevas tácticas y técnicas en situaciones de entrenamiento, aumenta su capacidad para sorprender a sus oponentes y encontrar soluciones inesperadas en el juego. Además, este enfoque ayuda a desarrollar habilidades interpersonales y de liderazgo, ya que los jugadores deben comunicarse eficazmente y trabajar en equipo para superar los desafíos planteados en los ejercicios de entrenamiento.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que el aprendizaje experiencial no debe ser el único enfoque utilizado en el entrenamiento del balonmano. La teoría y los conocimientos tácticos y técnicos proporcionados por los entrenadores siguen siendo fundamentales para el desarrollo de los jugadores. El enfoque “aprender haciendo” debe ser considerado como un complemento a otras metodologías de entrenamiento, y no como un sustituto de ellas.

El entrenamiento experiencial es una herramienta efectiva para ayudar a los jugadores de balonmano a mejorar sus habilidades y adquirir nuevos conocimientos a través de la práctica y la experiencia. Este enfoque fomenta la creatividad, la toma de decisiones rápida y efectiva, y el desarrollo de habilidades interpersonales y de liderazgo.

A pesar de sus beneficios, es relevante recordar que el aprendizaje experiencial no es un sustituto de la instrucción teórica y técnica proporcionada por los entrenadores, sino un complemento valioso para enriquecer y fortalecer el proceso de aprendizaje y mejora del rendimiento de los jugadores. Al combinar adecuadamente el entrenamiento experiencial con otras metodologías, los entrenadores y jugadores podrán maximizar el potencial de aprendizaje y mejorar el rendimiento en el campo de juego. En última instancia, el éxito en el balonmano depende de la capacidad de los jugadores para adaptarse y aprender de sus experiencias, tanto en el entrenamiento como en la competición.

MANUEL VELA. ENTRENADOR DE BALONMANO


Publicado

en

por

Etiquetas: